Eres lo que publicas. #Escribir en internet

Eres lo que publicas. #Escribir en internet

Eres lo que publicas. Escribir en Internet.

 

Por suerte o por desagracia eso es así. El ser humano parece que juzga a otros seres humanos por naturaleza, placer, biología… no sé por qué, pero lo hace.

El caso es que las redes sociales no son más que un amplificador de lo que dices. Es decir, que si antes te escuchaban 10 ahora puede que te escuchen 100 o 1 000 000.

 

Creeréis que soy una exagerada, pero os voy a demostrar que esto es así y que nos pasa a todos. Decirme si en vuestras redes sociales hay gente que siga estos prototipos:

 

  • El que siempre habla de política
  • La fashion victim
  • Una hippy, liberal, medio viajera medio poeta
  • 100% futbol o 100% coches
  • No publico nada, pero lo veo todo.
  • Me quejo siempre de todo. Desigualdades, guerras, futbol, educación… lo que sea.
  • Suelto indirectas de par en par; a mi ex, a mi novio, a mis amigas..

 

¿Os he convencido ya? El caso es que yo soy de la generación que ha vivido la creación de todas las redes sociales. Desde Tuenti hasta Tinder. Y mientras yo me lo pasaba bomba publicándolo todo, escuchaba algún adulto decir “cuidado con lo que publicas”. Pero por aquel entonces no teníamos filtros. Todo nos parecía bien.

Ahora que entiendo esta realidad, déjame preguntarte; de la lista anterior ¿ quién eres?

Porque verlo en los demás es fácil. Pero en uno mismo cuesta un poquito más. Si no eres capaz de poner un nombre a uno de los perfiles, lo siento, pero puede que seas tú.

 

Tras años de experiencia, análisis y estudio de forma profesional, veo que las redes sociales no pueden llevarse a lo loco. Ni el contenido puede estar creado sin una estrategia. Porque lo que ocurre con los perfiles de las personas, pasa con los perfiles de las marcas.

Día a día, palabra a palabra, foto a foto, estás creándote una reputación.

[Curioso que la palabra reputación lleve dentro “re-puta” ¿verdad? En fin, seguimos]

 Hoy quiero centrarme en daros consejos para escribir en internet. En otras ocasiones ya he hablado de diseño o de diversas aplicaciones. Hoy no, hoy quiero centrarme en cómo escribir en internet, para así poder crear una imagen de marca sólida.

En esta tabla de contenido podéis ver qué temas voy a tratar en este post.

 

Objetivos.

¿Quién está detrás de la pantalla leyéndote?.

Técnicas y materiales.

Palabras mágicas.

Ejemplos.

Conclusión.


Como podéis ver, esto no va de palabras clave, ni SEO, ni maquetación,… Hoy hablo del arte de escribir en sí, y cómo hacerlo en esta era digital. 


 

Todos valemos para escribir y crear contenido de calidad, y el que diga lo contrario, miente. Quizás necesites un poquito de formación y algo de experiencia. Pero puedes hacerlo.

Que quede claro.

Eso sí, si vas a hacerlo, hazlo bien. Necesitas una estrategia y como todos sabéis toda estrategia empieza por unos buenos objetivos.

 

Objetivos.

First of all, esto no va de hacer frases rimbombantes, inspiradoras, blablablablabla.

Si quieres escribir en Internet, es por algo ¿verdad?

 

Contesta a estas preguntas

¿para qué escribes? ¿Por qué el contenido para ti es importante?

 

Aquí cada uno tiene que darle un poquito al coco. Pero tampoco os paséis.

Puede que quieras crear una imagen de marca, vender, fidelizar a tu audiencia, mantenerles informados de las tendencias y los avances o simplemente puede que quieras darle caña al SEO y necesites escribir en internet para google.

Ok. No soy nadie para juzgar. Todo me parece bien.

Pero ten presente en todo momento por qué haces lo que haces.

Siguiente paso ¿para quién escribes?

 

¿Quién está detrás de la pantalla leyéndote?

 

Quizás he esperado demasiado para decirte esto, pero tienes derecho a saberlo:

En esto de escribir en internet tú no eres importante, ni tus productos, ni tus servicios, ni las tendencias, ni na de na. O al menos no tanto como tu lector.

Debes saber con PRECISIÓN y EXACTITUD qué quiere tu cliente/lector y cómo lo quiere.

Dejadme poneros un ejemplo personal: yo consumo muchísimo contenido, me gusta leer noticias, avances, actualizaciones,… Disfruto mucho leyendo. Eso sí, me gusta que me expliquen las cosas claras, como suelo decir “cortito y al pie”.

 

Odio profundamente las chapas, la gente que mete paja en sus textos y sobre todo odio a esas personas que escriben de usted o hacen uso abusivo de tecnicismos.

Voila. Ya lo he dicho.

 

Y ahora contéstame please, sabes quién es tu cliente ¿verdad? Si eso es cierto tienes que poder decirme qué le gusta y qué no le gusta a él.

 

Técnicas y materiales

 

En este punto quiero ser breve – o por lo menos voy a intentarlo.

Uno de mis grandes maestros, ha sido y siempre será Oscar Wilde. Él decía…

 

Solo hay dos reglas para escribir; tener algo que decir y decirlo.

 

 

Y en parte es cierto. No quisiera ser yo la que tenga que llevarle la contraria, pero me veo obligada a hacerlo.

Hoy en día, escribimos mucho, muchísimo. La gente cree que no, que se escribe menos que antes. Já!! Es cierto que hay nuevas formas de comunicar en Internet (audio, vídeo…) pero detrás de todo eso siempre hay guiones, por no hablar de todo el contenido que se crea para posicionar una página web en Google, es decir, para SEO.

 

Y no. Ya no basta con tener algo que decir y decirlo. Ahora, antes de escribir hacemos esquemas en pizarras, apuntamos notas en el móvil, elegimos palabras clave y llenamos nuestro despachito de post-it. Y no sabéis lo bueno que es hacerlo.

También podemos utilizar plataformas para escribir bien en internet. Sí, habéis leído bien. Hay plataformas que te proporcionan temas, palabras claves, sinónimos/antónimos… e incluso plataformas que explican cómo la gente hace búsquedas en google.

 

Antes escribíamos en google

Cortar cebolla

 

Y sin embargo ahora hemos pasado al

Cómo cortar cebolla sin llorar.

 

Y aquí entra en juego los buscadores de voz como Siri. Pero bueno, pasamos a las técnicas que me he vuelto a enrollar.

 

TÉCNICAS

Permitirme pensar en alto un segundín…

Llevo tiempo flipando con la facilidad que tiene la gente para utilizar la palabra creatividad. Mi hijo es súper creativo, mi diseñadora es súper creativa, nos han impartido un curso de creatividad en la empresa, la semana pasada me compré una agenda súper creativa.

 

Whaaaaaaaat?

 

¿En qué momento hemos permitido que todo sea creativo cuando es normal y corriente? La creatividad es esa chispa que nos hace ser diferentes, que nos hace brillar. Pero no se compra, ni se estudia en una fórmula matemática, ni mucho menos reside en las hojas de una agenda.

Aunque es cierto que se puede trabajar.

Aquí os dejo las técnicas que yo utilizo, algunas son de cosecha propia, otras no:

 

 

La primera que he apuntado es BRAINSTORMING o lluvia de ideas. No voy a ponerme a explicar de qué se trata porque también se ha oído mucho últimamente.

 

CONSTRUCCIÓN DE UNA ESCENA: este es uno de mis métodos preferidos. Me fascina hacerlo.

 

Pongamos que quieres escribir sobre la vida en el campo, bien, cierra los ojos y crea:

 

 

 Imagínate los colores, las sensaciones, los olores, las personas o animales que te rodean, cómo te hace sentir la piedra que tienes en el zapato y la cara de chino que se te queda cuando levantas la mirada, porque estás siendo atacada por los rayos de sol.

 

No te imagines solo lo que ves, actúa en tu imaginación.

 

Te subes a un tractor y ves que todo el metal está oxidado, dándole ese tono marrón rojizo tan característico. Piensa como vibra todo tu cuerpo al arrancarlo y la sonrisa que se te escapa al notarlo. Ahora bajas de un salto. Y el viento se te lleva el sombrero de paja. Corres tras él hasta caerte en un charco lleno de barro. Es entonces cuando aparece tu marido y se tumba ahí contigo.

 

 

Crea situaciones ficticias que te ayuden a CREAR contenido de valor. Y sobre todo, se DETALLISTA. A las personas, no sé por qué extraña razón, nos gustan los detalles; el tipo de amarillo que es, el número exacto de grados que hace, el día, la hora, el nombre de la calle o la contraseña del wifi del bar en el que creaste tu página web… esos detalles que parecen insignificantes, son los que dan veracidad a un texto.

 

Cuando entras en situación, cuando pones tantísima imaginación, no te va a costar nada ponerte a escribir.  Tras realizar esta actividad, verás cómo empieza el primer resplandor. Este ejercicio tan simple, puedes hacerlo cuantas veces quieras. Bueno, con cierto límite. Si lo haces tres veces al día todos los días, quizá hasta tu imaginación se agote.

 

Otra técnica que me flipa (y que ya conocéis si me seguís en Instagram) es cambiar de lugar para escribir.

A mí, personalmente, me flipa escribir en los Starbucks. Son cómodos y la gente es muy variopinta, por decirlo de alguna manera. Me quedo mirando al típico gafa-pasta, sus pantalones cortos, sus calcetines largos y esa expresión tan pasiva que tiene. Después imagino que está trabajando como diseñador gráfico para una empresa de juguetes y lo visualizo en mi mente pintando unicornios rosas. Me percato de que está mirando por la ventana y pienso que él está pensando en volar en uno de esos unicornios.

PERFECTO. Mi mente ha empezado a “desvariar”. En ese momento un Word en blanco no me da miedo, ¡¡me da ganas!!

Esta técnica y la anterior son bastante parecidas. La primera puedes hacerla en casa cuando tengas que escribir sobre algo en concreto.

La segunda, también utiliza la imaginación pero partiendo siempre de la realidad. Ahí reside la importancia de cambiar de lugar.

Puede que ahora mismo estés pensado que no necesitas tanta imaginación para escribir un post sobre cómo conjuntar las chaquetas de cuero, por ejemplo. Te equivocas. Trabajes en el sector que trabajes, la inspiración a la hora de escribir es esencial. 

 

Palabras mágicas

 

Yuhuuuuuuuuuuuuuu. Llega el apartado que más me gusta. Si estamos hablando de cómo escribir en Internet, es necesario hablar de palabras ¿Por dónde empiezo? Vale. Por el principio:

 

El escritor no es más que una persona normal y corriente con una capacidad extraordinaria para combinar, juntar, separar e inventar PALABRAS. Lo que los números son para el matemático son las palabras para el escritor.

 

Hay que entenderlas.

Hay que sentirlas.

Hay que amarlas.

Hay que sabérselas todas.

 

He aquí un pequeño análisis sobre diversas palabras:

 

La palabra mágica por excelencia es GRATIS. Siempre y para todo. Amamos lo que es gratis.

Hay que saber utilizarla: Si entras en tu bandeja de entrada y en un mail desconocido que huele a spam desde lejos lees la palabra “GRATIS” en el asunto, ni siquiera entras a leerlo. Borrar.

 

La combinación perfecta es SEXO + GRATIS

No quiero saber lo que os está pasando ahora por la cabeza…

 

Hay una formula en Guerrilla Marketing que siempre da buenos resultados, o al menos, impacta.

 

Allá va

 

Seas del SEXO

que seas, compra un __________

y llévate otro GRATIS.

 

 

El lenguaje SIEMPRE sugiere mucho más de lo que dice

  • ¿quieres subir a tomar una última copa?

 

Pues eso.

 

Por ello tenemos que sabérnoslas todas.

 

Hay palabras que por naturaleza son muy frías: ciencia, fórmula, ecuación, substancia,..

Y por el contrario, hay palabras que por naturaleza son más calientes (muchas veces tienen que ver con el arte, aunque no siempre): labrar, crecer, soñar, liberar, amar…

 

Palabras tan usadas que aburren: nuevo, revolucionario, ¡felicidades!,…

Palabras Baúl que no dicen nada: hacer, cosa…

 

Expresiones/quotes, emocionan, inspiran y motivan. Gustan mucho en las redes sociales y depende en qué momento más.

 

“ y los sueños, sueños son”.

 

 

Cercanas/abrumadoras: hecho a mano o handmade, hecho en España, empresa familiar, nuestro equipo, personas,…

 

Cada año, nuestra queridísima RAE elige la palabra del año. Además también tiene  una clasificación con las palabras más bonitas del español:

 

Algunas de esas palabras tienen que ver con su sonoridad (vale sí, son las que vienen del árabe): azul, mandarina, susurro, libélula, azahar…

 

El valor de las otras reside en su significado: mamá, paz, alegría, armonía o sonrisa.

Y tú, ¿qué tipo de palabras utilizas? ¿Acaso te has parado alguna vez a analizar qué palabras usas diariamente?

Después de más de un año, ya me vais conociendo, y sabéis que soy muy fan de exponer imágenes que ejemplifiquen mis afirmaciones. Aquí las tenéis:

Ejemplos

 

 

 

Conclusión

Espero que estas 2.000 palabras os hayan servido para daros cuenta que la escritura sigue siendo un arte sublime a vuestro alcance.

Toda buena lectura se merece un buen final.

Mi último consejo es que  para impresionar a tu lector acabes el texto con una palabra que no se rinoceronte.

 


 

Haizea de Pedro
haizea.de.pedro@gmail.com
No Comments

Post A Comment